Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

Estudiantes de distintas escuelas de la ciudad recibieron el trabajo que realizaron durante el Concurso Literario “De Ana Frank a nuestros días”, en una edición impresa que reúne producciones de jóvenes de todo el país. Fue esta tarde en el Recinto de Sesiones del Concejo en una ceremonia que contó con la presencia del director del Centro Ana Frank Argentina, Héctor Shalom. “Nuestros jóvenes santafesinos fueron autores de textos y proyectos que construyen convivencia”, celebró el presidente del Cuerpo, Leonardo Simoniello.

Por primera vez en Santa Fe, se desarrolló el Concurso Literario “De Ana Frank a nuestros días”. Del proceso, desarrollado el año pasado y que otorgó como premio a dos jóvenes un viaje a Ámsterdam para conocer la Casa de Ana Frank, participaron unos 25 estudiantes de diferentes establecimientos educativos de distintos barrios de la ciudad. La iniciativa fue organizada por el Concejo Municipal, el Ministerio de Educación de la Provincia, la Universidad Nacional del Litoral y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia; con el aval del Centro Ana Frank Argentina.

Como corolario de toda la actividad, que contó con una gran convocatoria, capacitaciones y diferentes instancias; se desarrolló esta tarde la entrega del libro editado por el Centro Ana Frank Argentina y que nuclea las producciones de todos los jóvenes santafesinos participantes con trabajos de chicos de todo el país.

Por este motivo, llegó a la ciudad el director del Centro Ana Frank Argentina y representante de la Casa de Ana Frank de Ámsterdam, Héctor Shalom; quien estuvo acompañado en la ocasión por el presidente del Cuerpo y representante de la Casa de Ana Frank en Santa Fe, Leonardo Simoniello. Además, al Recinto del Concejo asistieron los concejales Leandro González y Mariano Cejas; en representación del jurado, la diputada Provincial y concejala electa, Marcela Aeberhard; el secretario Administrativo del Cuerpo, Mariano Ratto; representantes de DAIA Filial Santa Fe e I. L. Peretz; y familiares, docentes y amigos de los chicos. Cabe destacar que también formaron parte del comité organizador el senador Departamental, Hugo Marcucci; los diputados Provinciales, Julián Galdeano, Griselda Tessio y Darío Boscarol; y el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Horacio Coutaz; junto a Viviana Edsberg; Bernardo Schneider y Mario Gitron.

Por una ciudad mejor y con mayor tolerancia

Leonardo Simoniello contó estar “muy satisfecho, no solo por el concurso literario sino por la realización de proyectos que tienen que ver con la convivencia y con la inclusión. Contar con la presencia de Héctor Shalom es muy importante y le agradecemos que traiga estas publicaciones y se las entregue a los jóvenes. Nuestros jóvenes santafesinos fueron autores de textos y proyectos que construyen convivencia. Destacamos mucho que chicos de nuestra ciudad se hayan atrevido y hayan escrito sobre cosas tan importantes que pudieron suceder desde Ana Frank a nuestros días, y además hayan podido plasmar en el proyecto los conceptos de una ciudad mejor y más tolerante”.

El Presidente del Cuerpo local afirmó que “desde el Concejo creemos, a partir de nuestro programa de Convivencia y Participación, que podemos ser mejores. Tenemos una mirada positiva sobre la realidad, la queremos cambiar y para esto entendemos que hay que hacerlo no solo a través de normas, sino también a partir de mejorar nuestro actuar cada día”, señaló Simoniello.

“La capacidad sobre la intervención de la realidad”

En diálogo con los medios, Héctor Shalom explicó que “el sentido del libro es registrar los trabajos literarios de los chicos. La publicación refleja la capacidad de pensar qué problemas nos rodean vinculados con la violencia y la discriminación, y qué acciones podemos producir para actuar sobre ellos”.

“Lo que ponemos en valor es la capacidad sobre la intervención de la realidad. Ana Frank es conocida por su libro, el concepto de libro y de Ana son casi sinónimos, al igual que el de Ana Frank y la escritura. Por eso lo que queremos hacer con esto es que nuestros jóvenes sientan el placer y el orgullo de ver sus trabajos literarios y sus proyectos en una publicación”, agregó.

Shalom destacó que “a esta publicación la usamos en distintas capacitaciones docentes, es decir que los maestros y profesores pueden leer desde la visión de los jóvenes y conocer cómo comprenden los procesos problemáticos y cómo imaginan que pueden abordarse y solucionarse”.

En el Recinto, también aprovechó para sumarse con unas palabras Marcela Aeberhard. La legisladora provincial reveló que “lo que me queda de esta participación es que ninguno de nosotros es igual a cuando comenzó esta idea de ejercer este camino, de conocer en profundidad la historia de Ana Frank y creo que lo más valioso que uno puede hacer en política es lograr transformar situaciones a nivel del pensamiento y actitud. Yo pertenezco a otro espacio político, pero esto deja en claro que es necesaria la pluralidad y que cuando uno tiene objetivos comunes, todos juntos los podemos lograr”.

Protagonistas

Dos fueron las estudiantes seleccionadas como las ganadoras del Concurso Literario “De Ana Frank a nuestros días”. Se trató de la ex guía de la muestra, Yamila Gaete; y la alumna del Industrial Superior, María Paula Castillo. La primera  desarrolló su proyecto “Abriendo mentes para abrir caminos”, iniciativa que se basa en la digitalización de diverso material bibliográfico utilizando lenguaje de señas, a fin de que sea utilizado como insumo en bibliotecas públicas para facilitar el acceso de las personas con discapacidad auditiva. “El monumento a Auschwitz fue uno de los lugares que más nos impactó a todos porque nos contaron la historia de las 6 millones de personas que fueron sometidas a este maltrato y asesinato nazi”, relató Yamila tras haber viajado al viejo continente.

Por su parte, María Paula Castillo elaboró un proyecto que propone la realización de talleres de convivencia para niños de escuelas primarias a cargo de jóvenes voluntarios que se encuentren cursando el secundario. Sobre la experiencia de viajar a Holanda, María Paula contó que “fue muy enriquecedora”, y aprovechó para mencionar que “nosotros hemos podido hacer lo que Ana no pudo; estamos publicando como ella hubiera querido, estamos siendo escritores y vectores de un cambio que es muy importante”.

A las instancias finales también llegaron otros siete jóvenes que lograron menciones especiales y que tendrán la posibilidad de realizar sus proyectos en establecimientos educativos de la ciudad. Precisamente, uno de ellos, ya se encuentra en marcha lo que constituye el primero en el país. Se trata del proyecto denominado “Aquí sí… volarán Mariposas”, elaborado por la alumna de la Escuela Sagrada Familia, Eugenia Carnevale; que involucra con diferentes talleres a estudiantes del mencionado establecimiento y que incluirá a instituciones de barrio sur.

Las otras menciones fueron las siguientes: Federico Hauque de La Salle Jobson (“La mejor escuela es la que educa en la diversidad”); Julieta Bulletich de Bialik (“Transmisión, memoria y precaución”); María Victoria Orlandi de la escuela Sara Faisal (“Sí a la multicoloridad”); Gimena Sáenz de Nuestra Señora de Covadonga (“Yo soy porque nosotros somos”); Romina Gamarra de escuela San Roque (“Nuestro compañero en el libro”); y Federico Baldoni de la escuela Manuel Belgrano (“De lo que hacen ellos, y de lo que hacemos nosotros en nuestra escuela”).

En tanto, los restantes participantes fueron Melani Alaluf, Martina Aliprandi, Aylén Aviles, Milena Beltrame, Alesio Bordesio, Valentina Bulgarella, Romina Chalita, Agustina Decoud, Paula Gonzalvez, Sofía Musillo, Agustina Pereyra, Analía Ponzo, Lara Rotela, Violeta Serruya, Mailén Verón y Dana Zambiasio.