Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

Así lo establece la iniciativa aprobada en el recinto del Concejo Municipal por la cual se crea, en el ámbito de la Secretaria de Planeamiento del municipio, la Comisión de revisión del Esquema Vial, Ordenanza Nº 7023, que tendrá a su cargo la revisión y, de corresponder, actualización de la norma mencionada.

 La Comisión será presidida por el Secretario de Planeamiento Urbano y estará integrada, además, por dos concejales, un representante de la Universidad Nacional del Litoral, un representante de la Universidad Tecnológica Nacional, un representante de la Universidad Católica de Santa Fe, un representante del Colegio de Arquitectos y un representante de la Comisión de consulta y Revisión del Reglamento de Ordenamiento Urbano.

“En el año 1975 se sancionó la ordenanza N° 7023 denominada Esquema Vial; la misma aprobaba un plan de sistematización vial para la ciudad de Santa Fe. Dicho plan fue elaborado por una comisión especial que dejó plasmado su trabajo en planos y actas. Algunas de las previsiones se han cumplido; otras la misma norma preveía su implementación a medida que se soliciten nuevos permisos de edificación los cuales respetarían las nuevas medidas requeridas por las normas; estas circunstancias han generado situaciones dispares a lo largo del tiempo y la realidad de las arterias involucradas en la ordenanza es hoy muy distinta a la de 1975”, justificó el concejal del Bloque UCR-Cambiemos, Carlos Suárez.

Asimismo, la comisión creada llevará adelante su tarea en un lapso de 180 días, prorrogable por igual tiempo en solo una ocasión. La comisión culminará su trabajo con la presentación de un informe, que deberá ser remitido al Concejo Municipal para su conocimiento.

“Atendiendo a estas circunstancias, el desarrollo y la situación actual de la ciudad, los nuevos conceptos de movilidad entendemos necesario revisar la norma en cuestión y en definitiva de corresponder plantear las modificaciones del caso, todo abordado por diversas especialidades porque más allá del diseño de la ciudad, la conveniencia o no de la acción propuesta por la norma, lo cierto es que puede haber conflicto de intereses, derechos superpuestos, reclamaciones por potenciales derechos, entre otros”, detalló Suárez.

Para finalizar, argumentó como “es necesario que se aborde desde diferentes miradas académicas y planteamos que se involucren a todas la universidades con asiento en la ciudad que es, sin duda, un potencial que ésta tiene y que este espacio sea presidido por la Secretaría de Planeamiento del municipio. Más allá de lo académico, la intervención de colegios profesionales o de la misma Comisión del Reglamento de Ordenamiento Urbano y una vez que se cuente con estas miradas poder avanzar con los involucrados por la norma y conseguir los marcos de acuerdo necesarios para poder operar la modificaciones que se acuerden”.