Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

La Municipalidad distribuirá toallitas femeninas entre los elementos esenciales. Santa Fe se convierte así en la segunda ciudad del país en contar con políticas públicas de este tipo. Hoy es el Día Mundial de la Higiene Menstrual.

El Concejo Municipal aprobó este jueves por unanimidad la ordenanza que crea el Plan Municipal de Gestión Menstrual, que prevé que la Municipalidad disponga de toallitas higiénicas a personas menstruantes en situación de vulnerabilidad. “Creemos que es central que el Estado municipal, por su cercanía en los barrios, pueda facilitar el acceso a esos productos a todas las personas que los necesiten. No se trata de un privilegio sino de la atención de una necesidad básica”, opinó la concejala Laura Mondino (Santa Fe Puede Más - Frente Progresista), autora del proyecto.

Santa Fe se convierte de este modo en la segunda ciudad del país, luego del municipio de Morón (Buenos Aires), en contar con una reglamentación de este tipo. “Es un día histórico, esto significa un gran avance en materia de garantización de derechos para muchas santafesinas”, destacó Mondino.

La iniciativa fue presentada por primera vez en 2018. La fecha de la aprobación coincide casualmente con el Día Mundial de la Salud Menstrual, que se celebra cada 28 de mayo. “No es fácil que se comprenda la importancia de proyectos de este tipo. Son luchas que se vienen dando en el país y en el mundo. Acceder a toallitas o tampones implica un gasto grande y marca una brecha entre quienes tienen los medios económicos y quienes no. Y sabemos que la feminización de la pobreza es un dato de la realidad”, apuntó la concejala.

Según la ONG Economía Feminista, que lleva adelante la campaña MenstruAcción a nivel nacional, hoy el costo anual de las toallitas ronda los $ 2.900 y el de los tampones, $ 3.800. La ONG lanzó la campaña #Menstruacción, que apunta a la exención del IVA en ese tipo de productos y a la provisión gratuita en escuelas, cárceles y centros comunitarios.

“Todavía queda mucho por hacer. Las toallitas y tampones son considerados productos cosméticos, con lo cual se les aplica la tarifa plena del IVA. La balanza sigue estando claramente en detrimento de las mujeres. Pero estamos dando un paso importante en el sentido en que vienen trabajando los feminismos, es decir, en lograr el equilibrio y la igualdad por la que luchamos”, concluyó Mondino.

El proyecto también menciona que “sabiendo que existen elementos -como la copa menstrual y los dispositivos no descartables- más económicos en el mediano y largo plazo y más amigables con el medio ambiente, es importante que se informe a la población sobre los mismos y, eventualmente, se incorpore su distribución gratuita”.