Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

El Concejo aprobó sobre tablas que el municipio realice los estudios de factibilidad técnica y económica para la puesta en valor de cinco avenidas de la ciudad; ellas son: Avenida Rivadavia, Peñaloza, General Paz, Aristóbulo del Valle y Blas Parera. La iniciativa partió de la bancada justicialista a propuesta de la concejala Marcela Aeberhard.

El Concejo sancionó este jueves cinco resoluciones sobre tablas que llevó al recinto la concejala Marcela Aeberhard (Bloque PJ-Santa Fe) disponiendo que el municipio santafesino encare los estudios de factibilidad de intervención urbana para la puesta en valor de distintas avenidas.

Se trata de las avenidas Rivadavia –desde su intersección con calle Mendoza hasta Boulevard Gálvez-; Avenida Peñaloza –entre Cayetano Rodríguez y Gorriti; Avenida General Paz –entre Iturraspe hasta calle Javier de la Rosa; Avenida Aristóbulo del Valle –desde su intersección con Avenida Gorriti hasta Boulevard Pellegrini; y Avenida Blas Parera –desde Coronel Loza hasta calle Estado de Israel.

Cada una de las resoluciones aprobadas incluyen los detalles de las tareas específicas que se consideran convenientes para cada arteria en particular, entre otras, bacheo de hormigón y arreglos de las carpetas asfálticas, incorporación de tecnología LED, recuperación del arbolado público y forestación, reparaciones de cordones, sendas peatonales, pintura de columnas, colocación de contenedores, construcción de nuevas dársenas de estacionamiento, garitas de colectivos y demarcación de carriles.

Las resoluciones aprobadas incluyen también, en todos los casos, la realización de estudios de movilidad urbana.

Aeberhard: “Es el reclamo de vecinos, profesionales y comerciantes”

“Estas iniciativas surgen de los reclamos de vecinos, profesionales, comerciantes que demandan arreglos y un cambio de imagen; renovar la estética y optimizar el tránsito”, consideró Aeberhard.

“La puesta en valor de las avenidas es para que los vecinos puedan circular, hacer sus compras, utilizar los espacios verdes y demás aspectos de la vida cotidiana con más seguridad y comodidad”, señaló la concejala.

Según consideró Aeberhard “es necesario que las tareas a realizar tengan en cuenta las necesidades del sector, de usuarios y vecinos de los barrios que atraviesan, las actividades que se desarrollan y las características formales de cada sector -la trama de la calle, espacios públicos, cruces, tipos de inmuebles, comercios”, detalló.