Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

En la última sesión el Concejo Municipal sancionó una Ordenanza que busca prevenir y reducir el Cyberbullying o acoso informático y también el denominado “Grooming”, que es el intento de acoso sexual de un adulto a un menor por internet. Quien impulsó la nueva norma es el concejal Franco Ponce de León (Bloque FPcyS-CC-ARI).

El Concejo Municipal avanzó en el marco normativo para implementar un Plan Integral de Prevención y Reducción del Cyberbullying –acoso informático- y del Grooming –intento de acoso sexual de un adulto a un menor por internet-. Para ello sancionó en la última sesión una Ordenanza que según el autor de la iniciativa, el concejal Ponce de León, “aborda un tema de candente actualidad y del cual día a día notamos un incremento en la problemática y conflictividad que genera entre los grupos etarios más jóvenes”.

“Propiciamos sensibilizar a la comunidad en su conjunto e implementar estrategias de mejoras en la convivencia de nuestros jóvenes, desde la reflexión y el debate de todos los actores que componen la sociedad. La lucha contra el ciberacoso es el eje principal del programa. Proponemos que el Municipio, a través de la Secretaria de Educación y la Dirección de Derechos Ciudadanos motorice acciones y parámetros de actuación contra esta problemática”, explicó.

Definiciones de Cyberbullying y Grooming

En su articulado, la Ordenanza define “Cyberbullying”, también denominado acoso virtual o acoso cibernético, como “el uso de medios de comunicación digitales para acosar a una persona o grupo de personas, mediante ataques personales, divulgación de información confidencial o falsa entre otros medios. El Ciberacoso implica un daño recurrente y repetitivo infligido a través de los diferentes medios electrónicos”. La norma define también al Grooming como “todo intento de acoso sexual de parte de un adulto hacia un menor a través de internet, mediante la creación de un perfil falso para solicitar imágenes o videos de índole sexual o erótico, utilizando como recursos, amenazas o extorsión para lograr como última fase, un encuentro personal”.

Para Ponce de León “el problema causado por estos tipos de violencia tecnológicas a veces puede llegar a ser tan abrumador que las víctimas en muchos casos de acoso escolar o ciberacoso, prefieren abandonar la institución educativa a la que pertenece o en el caso de grupos de amigos o de reunión, dejar de pertenecer a los mismos y aislarse en sus hogares”, explicó.

El Plan

La Ordenanza aprobada enumera parámetros de actuación que deberán ser implementados desde el Municipio, entre ellos: efectuar consejos en temáticas referidas al ciberacoso juvenil y su forma de prevenirlo, abordarlo y resolverlo; dirigido a todos los jóvenes en general incluidos los que habitualmente concurren a establecimientos educativos privados y públicos, clubes u organizaciones sociales, además de coordinar y convocar de forma anual reuniones, mesas de trabajo y simposios sobre la temática; con distintas organizaciones públicas y privadas relacionadas con la problemática.

También encomienda a las áreas de Educación del municipio “instituir procesos de capacitación dirigidos a la sociedad en general, al personal de los establecimientos educativos públicos municipal, provincial y nacional y a las distintas instituciones educativas privadas, a los fines de generar un cambio en los valores y conductas sociales y el buen uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), que posibiliten una convivencia en paz y armonía”.

Asimismo la norma faculta al Ejecutivo a celebrar convenios con vecinales, asociaciones o entidades que traten la temática, instituciones de educación primaria, superior y técnica, centros de investigación, instituciones públicas y privadas, investigadores y especialistas en la materia.

Atacar malas conductas

“Vemos con preocupación, a pesar de los esfuerzos de la comunidad educativa en su conjunto del crecimiento del acoso escolar, hoy en día incrementado por las nuevas formas de agresión contra los jóvenes en internet y el uso de teléfonos móviles, a través de redes sociales, mensajería de texto, What App, etc). Para prevenir y reducir esta problemática actual es que pusimos a consideración la creación de un programa que aborde integralmente este aumento de conflictividad social que padecen los jóvenes”, refirió Ponce de León.

“La intención de la creación de un Plan Integral de Prevención y Reducción del Cyberbullying (Ciberacoso) es atacar estas conductas que tanto daño hacen, no sólo al presente sino al futuro de las próximas generaciones. Los niños han aprendido solo a relacionarse a través de las redes sociales virtuales y no tienen real conciencia del daño que pueden causar a un tercero; esto se potencia por que los adultos en su gran mayoría no conocen en profundidad o desconocen estas redes, sus virtudes y complejidades, por lo cual no tienen la capacidad de detectar la gravedad de los casos que se plantean diariamente”, finalizó.