Recomendar a un amigo:

Tu nombre *
Nombre de tu amigo *
Email de tu amigo *
(*) campo obligatorio

El cuerpo dispuso que el municipio proceda a la colocación de carteles que contengan acciones o medidas a realizar ante situaciones de acoso o violencia de género en todas las paradas y garitas del Transporte Público de Pasajeros. En los letreros estarán incluidas todas las líneas telefónicas de ayuda. La ordenanza sancionada fue propuesta por el concejal Sergio Basile (UCR-FPCyS)

El Concejo sancionó una ordenanza disponiendo la colocación de leyendas en paradas de colectivos que contengan información relativa a acciones y medidas ante situaciones de acoso o violencia de género que se den en la calle.

Serán carteles que deberán tener como mínimo las medidas de 36 cm de ancho por 22 cm de alto y tendrán que exhibir de forma perfectamente legible y visible información y descripción de conductas de acoso o violencia de género para que el usuario detecte con facilidad tales situaciones.

Líneas telefónicas de ayuda

La cartelería deberá ubicarse en un lugar de fácil detección y deberá contar además con información relativa a las líneas telefónicas de ayuda: línea gratuita 144, 911, Comisaría de la Mujer (4619923), Centros Territoriales de Denuncias (4815578/4559785), Área de Género y Diversidad Sexual (4571525 / 4571666) Centro de Orientación a la Víctima de Violencia Familiar y Sexual (4619923) y Atención Ciudadana (0800-777-5000) de la Municipalidad.

Basile: “Debemos consolidar políticas de género”

Según subrayó el autor de la iniciativa “el acoso y agresión hacia las mujeres es un problema que traspasa fronteras y que está presente en la mayor parte de los países. Desde el lugar que nos ocupa debemos garantizar políticas de género acorde a las peticiones y manifestaciones latentes en la sociedad para erradicar de una vez esa discriminación y desigualdad”

Durante la sesión Basile recordó que Naciones Unidas define la violencia de género como “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.